Las Ciencias de la Información del siglo XXI, vistas por José Antonio Moreiro

Por Kianay Pérez, estudiante de 3er año de Periodismo

Con reflexiones a cargo del catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid, Dr. José Antonio Moreiro, sobre el recorrido transdisciplinar de las Ciencias de la Información así como su adaptación a la complejidad social y laboral actuales inició la tercera jornada del evento ICOM 2017.

El catedrático español, comenzó su análisis describiendo el origen y la evolución gradual de las Ciencias de la Información. Según Moreiro, profundizar en ese proceso de surgimiento y maduración nos lleva necesariamente a la adopción de una perspectiva multidisciplinar e interdisciplinar que explica la concepción contemporánea, altamente mediada por las nuevas tecnologías, que se tiene a nivel académico del campo de estudio en cuestión.

En ese sentido, el investigador condujo su conferencia hacia la descripción de los principales métodos utilizados para caracterizar las Ciencias de la Información del siglo XXI: estadística, lingüística, documentación, teoría de la comunicación, estudio de usuarios y los mecanismos lógicos, semánticos y críticos.

“No podemos abordar hoy ningún asunto sin entender que todo está interrelacionado. Ya no hay profesores que puedan impartir clases en la universidad sin actualizar constantemente la forma en que enseñan su  disciplina, porque atendemos un campo que muda como muda la tecnología”.

Asimismo, la ponencia enfatizó la necesidad de analizar la realidad desde sus múltiples niveles y dimensiones a la hora de acomodar y articular los conocimientos con flexibilidad. Esta premisa sirvió al autor como punto de partida para explicar el rol de los cientistas de la información en los diferentes sectores de actuación transdisciplinar que alcanza todos los campos de la actividad empresarial e informativa en el mercado laboral.

“Hace años se viene hablando del papel más proactivo que debe tener el bibliotecario-documentalista. Es necesario una mayor alianza con lo digital y lo comunicativo para acercarnos a la sociedad”, subrayó Moreiro, para quien la baja visibilidad a nivel social o la imagen estandarizada y antaña del profesional de la información es una de las principales falencias que padece el campo.

Otros puntos débiles señalados por el catedrático, al menos en el contexto español, fueron el escaso conocimiento del perfil de la carrera universitaria, los problemas para acceder a los estudios y el estancamiento de las prácticas pedagógicas.

Al ser muchos de los presentes académicos ligados a la educación de profesionales de la información a nivel universitario, resultó de particular interés el segmento dedicado a arrojar luces sobre las nuevos principios que deben anclarse a este proceso de formación y posterior realidad laboral, los cuales deben tener como base fundamental un enfoque interdisciplinario y tecnológico.