Comunicación y Desarrollo: algunas ideas en clave de procesos

Por Williams Enrique Tolentino Herrera, profesor del Departamento de Periodismo

Con la conferencia magistral del especialista y profesor boliviano Alfonso Gumucio Dagron, titulada “Comunicación, Desarrollo y Cambio Social”, quedó inaugurada este viernes en La Habana, la última jornada del IX Encuentro Internacional de Investigadores y Estudiosos de la Información y la Comunicación (ICOM 2017).

Dicha conferencia, orientada al diálogo con el público presente, partió de una premisa fundamental para la comprensión de las transformaciones sociales: la necesidad de pensarlas en función de los contextos y no desde visiones importadas y por lo tanto ajenas a una realidad concreta. La pertinencia de este principio, acotó, radica en que “todo lo que pensamos está cargado de lo que somos, de donde estamos” y de lo que hacemos.

Y en ese sentido, Gumucio se declaró a sí mismo “un producto de las circunstancias porque a diferencia de muchos, que pasan primero por las academias”, él inició su recorrido en la comunicación “por el trabajo de campo”. Y arribó luego a la teorización de estos asuntos, con muchas experiencias desde la práctica.

Así pues, el especialista precisó que “para pensar la comunicación, creo que aprendemos más en el lugar desde donde se plantean los problemas reales que desde donde se teorizan”. Y enunció una serie de preguntas sobre la esencia y la utilidad de la comunicación y del desarrollo, como los principales ejes temáticos de su presentación.

Según Gumucio, para “muchos la comunicación sigue siendo la cereza en el pastel, para que se vea bonito” y tiende a ser observarda desde las tecnologías del presente, cuando, desde su punto de vista, sería mucho mejor hacerlo “desde los procesos”; para así superar viejas visiones donde “el comunicador está muchas veces pintado en la foto” y no tiene participación real en las iniciativas de desarrollo.

Sin un enfoque desde los procesos, afirmó, resulta difícil impulsar un desarrollo coherente con las realidades actuales. Y remontándose a lo sucedido en décadas anteriores expuso: “el resultado de todos estos años de mal desarrollo es que hay un agotamiento de los recursos no renovables, más desastres naturales y el cambio climático es visible” como “la sobrepoblación y las migraciones masivas”, la erosión de los suelos, la contaminación del agua y del aire.

Evidencias de un mal desarrollo, que a su juicio, partieron de un modelo jerárquico, y paternalista, basado en la difusión de informaciones para el cambio en los comportamientos, esto es, desde una  mirada a los sujetos sociales como objetos de cambio, con mensajes y campañas de comunicación a corto plazo.

En cambio, afirmó Gumucio, “el modelo participativo que emerge de América Latina dice que los cambios son estructurales” y por ende enfatiza en la necesidad de una comunicación horizontal, basada en la concientización, en la generación de cambios colectivos y de acciones a largo plazo, siempre en función de convertir a los sujetos sociales en agentes activos y críticos de las transformaciones.

Dichas acciones, aclaró, parten desde “un enfoque de procesos que quieren terminar en una apropiación de las tomas de decisiones”. Y en consecuencia “cuando hablo de comunicación hablo de apropiación, de cómo la gente se apropia de su plataforma de comunicación”. Una referencia clara al principio de la participación, que a juicio del especialista boliviano, resulta esencial para la sostenibilidad de los programas de desarrollo, junto a una visión estratégica de la comunicación, porque “genera poder y porque la toma de decisiones se desplaza, va más abajo”.

Y casi al cierre de la conferencia subrayó entonces, la importancia de la participación no solo en las iniciativas y programas de desarrollo social, sino también en los propios procesos comunicativos; siendo una directamente proporcional a la otra.